Centro de psicología Progreso

Centro de Psicología Progreso en Parla

El Centro de Psicología Progreso es un espacio de tratamiento psicológico integral donde un grupo de psicólogos y psicopedagogos te ayudarán a tratar todos tus problemas con profesionalidad, experiencia y garantía

Terapias para niños y familias

Terapia para niños y familias

Los padres en muchas ocasiones nos sentimos preocupados por el comportamiento de nuestros hijos. Aunque en la mayoría de las ocasiones ello se deba a pautas normales debidas a la edad, en otras necesitamos disponer de información y asesoramiento, pues los niños también tienen problemas y no sólo los adultos.

Muchas veces nos es difícil como padres saber en qué momento es necesaria la ayuda y sobre todo a quién pedírsela, sin poner en entredicho nuestra capacidad como padres o educadores.

A todos estos padres que tienen dudas y a los que, aun no teniéndolas necesitan de apoyo en ciertos momentos, indicarles lo normal y maduro que es buscar asesoramiento que resuelvan estas dudas a profesionales. Por otra parte, también decirles lo beneficioso que es para cualquier posible problema que pudiera tener su hijo, la pronta intervención por parte de un terapeuta, que repercutirá en una más rápida y eficaz recuperación. Ofrecemos los siguientes servicios de terapia:

  • Trastornos del comportamiento: desobediencia, negativismo, agresividad, celos, rabietas...
  • Trastornos por tics o movimientos estereotipados.
  • Trastornos de alimentación y de esfínteres.
  • Trastornos del estado de ánimo: depresión, tristeza...
  • Trastornos de ansiedad: miedos, fobias...
  • Trastornos por hiperactividad y problemas de sueño.
  • Intervención en familia.

Procedimiento de trabajo

Fase de evaluación

Al igual que con los adultos se utiliza como principal técnica de recogida de información la entrevista aunque en este caso irá dirigida no solo al paciente sino también a los parientes más cercanos (principalmente padres) para poder hacer un correcto diagnóstico. En ocasiones debido a la edad del niño/a, si son de muy corta edad, centramos la evaluación en la información que nos proporcionan únicamente los familiares mediante cuestionarios, entrevista…

Fase de devolución

Una vez recogida la información, se propondrá una hipótesis explicativa de cómo se originó el problema y cómo se mantiene. Esté modelo explicativo es fundamental ya que en él se basa la elección de las técnicas más adecuadas para superar el problema. La única diferencia que existe con respecto a los adultos es que esta información se da en conjunto al niño y a los familiares más cercanos que estén interesados (padres, tutores…)

Fase de tratamiento

Esta fase cambia dependiendo de la edad del paciente. Si hablamos de un niño/a de poca edad (hasta los 10 años aproximadamente) las pautas no solo van dirigidas a él sino que se trabaja con las personas más cercanas para que sepan como manejar los problemas de menor. Si el paciente es más mayor (adolescentes principalmente) la intervención se basa en dotar a la persona de pautas que le puedan ayudar a solventar los problemas que presentan. En este caso aunque en ocasiones se implica activamente a la familia, el peso de la intervención recae en el paciente.

Fase de seguimiento

Una vez aplicadas con éxito las técnicas aprendidas, el problema comenzará a desaparecer progresivamente. Cuando se van cumpliendo los objetivos propuestos las sesiones comenzarán a dilatarse en el tiempo (quince días, un mes, tres meses,…). El último fin de la intervención es que el paciente controle por sí mismo los problemas que han surgido y puedan surgir, de una manera segura e independiente. Esta fase se llevará siempre que se considere necesaria.